16 enero 2008

Lima la (ya no tan) Horrible

Es verdad, esta ciudad no es perfecta. Tenemos problemas jodidos de tránsito y de seguridad ciudadana. La policía no sirve, en la mayoría de los casos. La gente sigue teniendo que vivir al lado del cerro. Todos los días vemos noticias de personas que se matan porque no cruzan los puentes peatonales, porque manejan borrachas, porque son atropelladas por un borracho, porque en fin. Básicamente por actitudes irresponsables.

El 24 de diciembre pasado, por ejemplo, un hombre se estrelló contra la reja del edificio de mi tía. El hombre, en evidente estado de ebriedad, gritó de todo a la patrulla de policía que llegó al instante, actuó como un perfecto patán. La policía, que con todo derecho (y deber) podría haberselo llevado. El caso es que los agentes no hicieron nada, es más, lo dejaron ir, borracho en su carro. En cualquier otra ciudad del mundo hubiera sucedido lo siguiente:

1- Insulto por parte del borracho.
2- Advertencia del agente.
3- Segundo insulto por parte del borracho.
4- Agente, que ya hizo advertencia, echa al suelo y esposa al borracho, lo mete en la patrulla y comisaría al menos hasta el día siguiente, con la respectiva demanda por manejar ebrio y confiscación del brevete.

Ahora bien, es verdad que no todos los policías son iguales, y no sucedería en todas las ciudades. Pero creo que sirve como ejemplo de lo mucho que le falta a nuestra Ciudad Capital en materia de seguridad.

Sin embargo, hay que reconocer que Lima está mucho más bonita y habitable que años atrás. Lo noto todos los días. Lima es mucho mejor que antes porque sus habitantes, creo, han empezado nuevamente a creer en ella. La gente pone negocios, hay movida cultural, está cada vez más visitada por extranjeros (aunque sea de paso), hay conciertos, exposiciones, vida nocturna en general, etc. Y eso, creo, se nota en el estado de ánimo. En general la calidad de vida ha mejorado y ahora que se puede, creo que es momento de corregir los errores más pesados, como el tránsito y la seguridad.

1 comentario:

jorgejhms dijo...

No se si estoy completamente de acuerdo contigo, no siento que la ciudad esté mejorando. Si mejora es porque la gente empieza a despertar y ves cosas como el Foro de Cultura Solidaria y cosas así. Pero si vemos por el lado de la gestión de Castañeda la cosa va mal.
Para tocar otro tema que no se comenta mucho en los blogs (completamente enfocados en el tránsito y la seguridad ciudadana), que es el tema de la cultura, y junto a ella, el necesario espacio público. En este aspecto Castañeda sale jalado con menos veinte. Todo ese despertar culturar se va al tacho cuando al municipio se le ocurre que no es parte de la cultura oficial y se decide a cerrar quilca. La cultura necesita de especios públicos para expresarse, pero Castañeda los "clausura o privatiza". El parque de la reserva es un ejemplo. Es cierto que necesitaba remodelación, pero convertirlo en un negocio donde se cobra entrada y con horarios de ingreso, ¿que clase de espacio público es ese? Otros son los casos de la plaza San Martín, donde ya no se pueden hacer manifestaciones públicas (y de paso tampoco hay cómicos ambulantes) o el parque universitarios. Son convertidos en "no lugares", lugares sin significación alguno, sólo lugares de tránsito, o en el mejor de los casos, lugares para apreciar arbolítos.
Una ciudad necesita espacios públicos, y estos espacios de libre ingreso y donde la gente puede expresarse. No son, como considere el alcalde creo, las veredas y las pistas, son las plazas y parques, donde uno puede sentarse a conversar, hacer una representación teatral, tocar música, discutir sobre política, etc. Son el alma de la ciudad. Y cada día tenemos menos de eso.
Te has dado cuenta por ejemplo, de que cada vez hay menos lugares donde uno pueda entretenerse sin "consumir". La otra vez estaba con Laura y queriamos salir pero sin gastar mucho dinero. Entre San Borja y la molina no se puede. Los parques y plazas están vacios, porque se convierten en lugares intocables (no pises el jardín, etc), no hay "puntos de encuentro", solo centros comerciales en donde pasear se convierte en un absurdo (mira y compra dicen las vitrinas). Sencillamente es imposible. A cualquier lugar para ir es necesario gastar algo.
Quizás queda algunos de esos espacios en barranco y miraflores. Pero con Masías en este último distrito no tengo muchas esperanzas. Falta poco para que el keneddy tenga horario de atención y cobren la entrada para ver el "nuevo espectaculo de luces" al que solo se permitiría la entrada de cristianos heterosexuales. Si la mentalidad sigue así, el siguiente es barranco. Y si cada día hay menos espacios públicos, ¿en que sentido la ciudad está mejorando?

Creative Commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.