05 febrero 2007

Si pudiera viajar en el tiempo

Esta mañana, leyendo un blog acerca de violencia, vi un artículo acerca de la Pasíon de Cristo, la controversial película de Mel Gibson. Simplemente voy a decir que no me gustó, pero este post no es una crítica de cine. Eso me llevó a desempolvar mi poca educación cristiana, adquirida en su momento por mí mismo, ya que mis viejos siempre fueron laicos. Creo en Dios, porque le da lógica al mundo, pero aún así no llego a entender por qué la fe en una persona que dicen que ES Dios, que además profesó el amor incondicional, la compasión y la conmisceración, pueda haber causado tanto sufrimiento a la humanidad.

Me imagino que en la Edad Media era más fácil tener las cosas claras, digo, la Iglesia le decía a uno en qué creer (y quemaba a los que no le hacían caso). Sin embargo, 20 siglos después de la muerte de Jesucristo el mundo no se ha acabado (aunque estemos, ahora sí, cerca), y aún existen fanáticos religiosos que defienden su fe a toda costa. Y en ese sentido me pongo del lado de Nietzsche al decir que lo que existe es la voluntad de Poder. Pongámosle que en mi experiencia lo que he notado es que todos los enfrentamientos entre seres humanos han sido por el poder. Como que generalmente un grupo humano quiere controlar, tener poder, sobre algo que otro grupo humano defiende, es la definición más básica de la guerra.

Y hay que ser ciego, o no querer ver, para no darse cuenta de que la Iglesia Católica (y también el Islam) es la campeona mundial del ansia por el poder, ¡y todo en nombre de un hombre!

Las Cruzadas, la Santa Inquisición, la Conquista de América, por citar tres ejemplos en los cuales la Iglesia tuvo un papel protagónico. ¡Cuanta sangre derramada en nombre de Dios!

En lo personal me parece que Jesús de Nazaret hizo algo extraordinario: habló de cosas que incluso en esta época no terminamos de entender. Finalmente, ¿qué es el amor? ¿de qué me sirve la compasión? En un mundo de mierda, como lo es ahora, como lo ha sido siempre; pero es que no todos son una mierda, y a eso iba El, a darse cuenta de que no es necesario ser una mierda de persona, que se puede vivir con dignidad, ¡es necesario! Pero no solo eso, Jesús creyó tan firmemente en sus propias palabras que murió por ellas incluso cuando Poncio Pilatos le dio la opción de salvarse.

En lo personal, si pudiera viajar en el tiempo viajaría a Israel en la época de Jesús, solo para saber quien fue este hombre y qué hizo realmente. Porque una cosa es creer en algo, o en alguien, y otra muy distinta es creer en la versión escrita (y muy posiblemente manipulada) de una institución. Después de todo, es el personaje más importante e influente de la historia humana, no por nada, hoy miles de personas basan su modo de vida en las enseñanzas y en la tradición de la Iglesia Católica.

2 comentarios:

Jorge Meneses dijo...

20 siglos después el mensaje de Jesús sigue siendo tan revolucionario y politicamente incorrecto como en su época. Unas iglesias bautistas en los EEUU han colocado el siguiente mensaje en sus puetas "JESUS LOVES OSAMA" (Jesus ama a Osama), recibiendo críticas de casi todos los sectores de la sociedad americana. Pero como dijo Jesús: "cual es el mérito de amar a quienes nos quieren, el mérito está en amar a quienes no nos quieren". El problema es q aún no sabemos escucharlo.

Nicolás Bello dijo...

Por eso digo que por algo es el personaje mas importante de toda la historia humana, y facil el menos incomprendido. Sucede tambien que la institucion oficial al rededor de su persona es contradictoria porque por un lado supuestamente predica su mensaje, ¡pero por el otro hace todo lo contrario!

Creative Commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.